ESTUDIO Nº 8:¡MÁS QUE VENCEDORES!

CURSO DE DISCIPULADO ESTUDIOS BIBLICOS DE CRECIMIENTO ESPIRITUAL

Estudio Biblico Nº 8:  ¡Mas que Vencedores! 

batalla del cristiano

INTRODUCCIÓN:

La Biblia enseña que en toda circunstancia, los cristianos somos más que vencedores en el nombre de Jesús (Romanos 8.37-39).

 CONCEPTOS IMPORTANTES:

Más que vencedores: significa que por la fe en Jesucristo, Dios nos ha capacitado para vivir como seres absolutamente victoriosos en medio de cualquier circunstancia. A menudo, las personas incrédulas afirman que “la muerte es lo único que no tiene remedio” pero la Biblia dice que Cristo venció a la muerte resucitando de entre los muertos. Es por eso que los cristianos somos más que vencedores aún delante de la muerte (ver 1ra. Co.15.55-57; Ap. 1.17-18 y Lc. 24.5-6).

 Ni principados, ni potestades: se refiere a poderes espirituales malignos que engañan y manipulan a los seres humanos (ver Ef. 6.12). La inclusión de los principados y las potestades en esta lista, nos indica que todo el que acepta el Señorío de Cristo, recibe autoridad espiritual para ser más que vencedor ante cualquier ataque de Satanás.

 PREGUNTA:

1. ¿Cuál es el objetivo de nuestra lucha? ¿Qué significa esto? Lea:

– Lucas 11.2

 El objetivo de nuestra lucha según las palabras de Jesús, es el dominio de la voluntad de uno de los poderes sobre el otro. En base a este versículo significa que Dios mismo manifieste su santidad y poder entre los hombres, de manera que todos lo reconozcan como Dios. Su voluntad es que su reino se manifieste sobre todo el universo.

PREGUNTA:

¿Cuáles son los objetivos de nuestra vida? (Mateo 5.14-16; 1ra. de Pedro 2.9 y 1ra. de Pedro 1.9)

CONCEPTOS IMPORTANTES:

– Mateo 5.14-16

 Almud: vasija, recipiente usado para medir granos (como el trigo).

Candelero: utensilio que sirve para mantener derecha la vela o la candela.

En casa: en Palestina, las casas de la gente pobre generalmente podían iluminarse con una sola lámpara, porque la mayoría de aquellas viviendas estaban integradas por una sola pieza o habitación.

Jesucristo hablaba en este pasaje a sus discípulos (ver Mt.5.1-2) y les enseñaba que debían ser un ejemplo de buena conducta para que todo el mundo reconociera que ellos eran hijos de Dios. Así mismo, Dios nos manda a ser un excelente testimonio para la humanidad de hoy, a fin de que todo ser humano acepte que Dios sea su propio Padre y se convierta en un testigo de la grandeza de Dios.

 – 2 de Pedro 2.9

Linaje escogido: familia seleccionada por Dios para prestar un servicio o recibir un privilegio especial “…anunciar las virtudes de aquel que nos llamó de las tinieblas a su luz admirable”.

Real sacerdocio: sacerdotes del Rey de reyes y Señor de señores. O sea, instrumentos de Jesucristo para anunciar el evangelio a los inconversos y serviles de puente para que lleguen hasta la persona de Jesucristo, quien podrá comunicarlos con Dios el Padre. 

Nación santa: conjunto de creyentes que mediante la fe hemos recibido el perdón de nuestros pecados y hemos sido rescatados de la esclavitud del pecado para servir a Dios.

Pueblo adquirido por Dios: un pueblo que Dios compró pagando el precio de la muerte de su propio Hijo.

Los cuatro términos anteriores son sinónimos, pero es conveniente analizar por separado sus conceptos o definiciones para tener una idea más clara de cual es nuestra misión aquí en la Tierra.

Anunciar las virtudes de aquel: es predicar el evangelio.

De las tinieblas: de la esclavitud del pecado.

Su luz admirable: la libertad que tenemos en Cristo para obedecer a la voluntad de Dios y no estar encadenados al pecado.

La esencia de este versículo es que Dios nos ha escogido para enseñar a los inconversos todo lo bueno que Jesucristo hizo y que aún puede hacer por el ser humano. No obstante, el maestro no deberá pasar por alto los conceptos importantes que hemos definido para su instrucción.

– 1 de Pedro 1.9

En este versículo, la palabra salvación significa entrar en el reino de los cielos. De ahí   que el objetivo de nuestra fe en Jesucristo es entrar victoriosos en el reino eterno de Dios.

2. Describa los dos reinos en combate. Lea: 

– Lucas 12.31; Colosenses  1.13

 

Describir estos reinos, es esclarecer en la mente de los nuevos creyentes de que existen dos fuerzas en oposición, ambas con autoridad, no es una lucha de iguales como lo interpreta el dualismo griego, aclarar que hay victoria en Jesús y este reino se impone al otro ampliamente.

PREGUNTA:

¿Qué enemigos se oponen a estos objetivos? (Efesios 6.12 y 1ra. de Pedro 5.8)

– Efesios 6.12

 No tenemos lucha contra carne y sangre: una importantísima misión de la iglesia es saber distinguir entre la lucha espiritual y las luchas políticas, sociales y personales. El cristiano no debe luchar contra adversarios humanos porque sus verdaderos enemigos son espirituales y actúan a través del pecado que comete el ser humano (sea o no cristiano); por eso es que la paga del pecado es muerte, pero Dios bendice con la vida eterna al que cree en Jesucristo y obedece a su Palabra.

Principados, potestades, gobernadores de las tinieblas, huestes espirituales de maldad: estos son los enemigos del cristiano, los demonios. Podemos percibir su obra, pero ellos no son visibles ni palpables (no se pueden tocar) porque no tienen un cuerpo físico.

Regiones celestes: significa que no pertenecen al mundo natural o físico, sino a un mundo espiritual que posee alguna autoridad para actuar sobre la vida y el universo natural del ser humano.

 PREGUNTA:

¿Qué debemos hacer para enfrentar a esos enemigos? (1ra. Pedro 5.8-9 y Santiago 4.7).

 – 1ra. Pedro 5.8-9

El león es una fiera que se caracteriza por rugir cuando tiene hambre. Este versículo nos presenta a Satanás como un león hambriento e insaciable (por mucho que él coma nunca estará satisfecho). El alimento preferido del diablo son las almas de los cristianos y por esta razón él es nuestro principal enemigo. Satanás siempre está vigilándonos para ver si puede arrebatarnos la vida eterna. Sin embargo, él no puede estar en todas partes (no es omnipresente como Dios). Por tanto, para lograr su objetivo se apoya en los principados, las potestades, los gobernadores de las tinieblas y las huestes espirituales de maldad (los demonios).

La única forma que tenemos para enfrentar al diablo es resistiendo a sus ataques. El cristiano nunca debe rendirse ante el pecado, sino reconocer que por la fe en Jesucristo es más que vencedor en toda circunstancia. Sobre esta base debemos permanecer firmes y no ceder a la voluntad de Satanás. El diablo tratará de hacerle creer al cristiano, que algunas tentaciones son insoportables y que nadie en el mundo, ni siquiera los demás cristianos, padece las tentaciones y sufrimientos que Satanás ha enviado contra su vida. Este versículo de 1ra. Pedro 5.9 dice con toda claridad que nuestros hermanos en todo el mundo sufren los mismos padecimientos y tentaciones que nosotros. Por tanto, Dios nos manda a resistir al diablo en todo tiempo.

– Santiago 4.7

La resistencia contra Satanás no debe estar basada únicamente en nuestras fuerzas. Es cierto que para resistir tenemos que esforzarnos mucho, pero siempre debemos y podemos contar con la ayuda de Dios. Para resistir al diablo es indispensable obedecer a la Biblia. El cristiano que no se someta a Dios y a Su Palabra, no podrá resistir las tentaciones y los ataques del maligno. El primer paso es obedecer o someterse a Dios, el segundo es resistir con mucho esfuerzo y voluntad de nuestra parte y la consecuencia será que tarde o temprano cesarán temporalmente las tentaciones y los ataques diabólicos. Mientras vivamos en la Tierra, seremos tentados y afligidos una y otra vez; nuestro papel es resistir al diablo en todo tiempo, reconociendo que por la fe en Cristo somos más que vencedores (consultar Lc.4.1-13; note que el diablo tentó a Jesús varias veces y finalmente, en el verso 13, se apartó de Cristo sólo por un tiempo).

3. Hay una oración que expresa nuestra seguridad de obtener la victoria.

– Mateo 6.13

Debe explicarle al nuevo creyente, que no es Dios el que  nos mete en tentación. Esta oración expresa una petición final que implora el poder de Dios para vencer el mal, de manera que quien lo invoque no caiga ni sea vencido por la tentación del maligno.

Tomemos dos hombres de la Biblia como ejemplo, que se vieron involucrados en una guerra espiritual personal: Pedro y  Pablo:

– Lucas 22.31

En el caso de Pedro, Jesús habiendo comprobado la incurable flaqueza de Pedro, le advierte de que va a ser puesto a prueba, va a ser protagonista de un conflicto espiritual, su fidelidad iba a ser sacudida. De hecho podemos leer más adelante (vs. 54-62) su negación y caída. Sin embargo a pesar de su derrota en esta prueba, Jesús le da una gracia especial para que luego sea capaz de levantarse y fortalecer a los demás. La expresión “una vez vuelto”  se refiere a la oportunidad de arrepentimiento, que luego de negar a Jesús Pedro tuvo (v.62).

Después del bautismo de poder del día de Pentecostés, él se convirtió en una “roca” cumpliéndose la profecía de Cristo (Mt. 16:18). Pedro se convirtió en un valeroso e inconmovible predicador (4.19,20 5.28, 29, 40, 42).

– 2da. de Corintios 12.7-9

 PREGUNTA:

¿En qué situación fueron o no “librados” y obtuvieron la victoria?

En el caso de Pablo a pesar del “aguijón” que unos estudiosos sugieren alguna aflicción física o enfermedad, otros  como la oposición constante de sus enemigos o una tentación espiritual; en cualquiera de lo casos para Pablo nunca esta debilidad lo sometió. Pablo expresa que el poder de Cristo actúa en aquellos que confían en El, pues había sido para él una gran lección acerca de la gracia y la dependencia. La promesa de Mat. 6:13 donde podemos pedirle a Dios ser librado de aquella prueba o tentación que ponga en peligro nuestra fidelidad se cumplió para Pablo.

4. La realidad de la lucha espiritual nos insta a tener una preparación apropiada. Efesios 6.10-18 ilustra acerca de las órdenes a seguir, la naturaleza de nuestro opositor y la descripción de sus tropas. Lea: Efesios 6.10-18

Las ordenes a seguir son: Fortalecerse en el Señor, y su poder. Vestirse de la armadura de Dios. La naturaleza de nuestro opositor es espiritual, se trata de poderes espirituales organizados.

PREGUNTA:

¿Por qué debemos usar la armadura de Dios, y qué promesa contiene esta orden?

Porque proviene de Dios, él mismo nos la proporciona a los cristianos y es la única garantía para triunfar en la lucha. Recibimos la promesa de que podemos estar firmes ante las asechanzas y ataques del diablo, siempre y cuando estemos cubiertos con toda su armadura.

PREGUNTA:

¿Cuál debe ser tu posición permanente en la batalla y de que manera podría lograrse?

Nuestra posición permanente debe ser de firmeza, una vida consagrada a la búsqueda de la voluntad de Dios.

5. Usa la armadura completa. Si lo haces parcialmente serás un blanco vulnerable

– Lucas 12.1-5

El cinturón: se usaba para proteger la cintura.

La coraza: se usaba para proteger el tronco del soldado, o sea, todo su cuerpo excluyendo la cabeza y las extremidades.

El calzado: Ningún soldado puede luchar adecuadamente sin tener sus pies bien calzados, pues la irregularidad del terreno, o su elevada temperatura o la presencia de objetos punzantes podrían herir sus pies fácilmente o causarle molestias que distraerían su atención, lo cual sería fatal para su vida y tal vez para su ejército.

El escudo: Lo llevaba el soldado en uno de sus brazos y lo utilizaba para protegerse de los golpes de espada, flechas, lanzas, etc.

La espada: es la única arma ofensiva dentro de la armadura romana que describe Pablo.

“Ceñidos vuestros lomos con la verdad”: la mentira es un arma diabólica, por eso el cristiano siempre debe hablar la verdad y confiar en ella aunque a los ojos del mundo parezca una tontería. Recordemos que Jesús dijo “yo soy el camino, la verdad…”

“La coraza de justicia”: la justicia es aquello que a los ojos de Dios es correcto. De ahí que el cristiano está vestido con la coraza de justicia cuando su vida consiste en obedecer a Dios.

“Calzados vuestros pies con el apresto del evangelio de la paz”: significa que el cristiano siempre debe estar listo para predicar el evangelio. Si no lo estuviéramos, nuestra condición sería la misma que la de un soldado descalzo o mal calzado en medio del campo de batalla: Satanás lograría distraernos con mucha facilidad para que no prediquemos la Palabra de Dios. Por consiguiente, debemos estudiar mucho la Biblia para conocer a profundidad el evangelio y ser capaces de predicarlo con argumentos sólidos.

“El escudo de la fe”: La fe del cristiano cumple una función similar a la de un escudo. Este era movido con destreza por el soldado romano para proteger su cuerpo de las armas mencionadas en el cuadro de la izquierda. De la misma manera, la fe del cristiano es útil para detener y soportar todos los ataques del diablo, que son como dardos o flechas encendidas. Si no tenemos fe para resistir, las tentaciones y los ataques del maligno podrán dañarnos doblemente (causarnos heridas y quemaduras espirituales). Por eso el apóstol Pablo nos previene contra el mal: “sobre todo, tomad el escudo de la fe” para que todas las tentaciones y disparos satánicos se estrellen contra él.

“La Espada del Espíritu que es la palabra de Dios”: La Biblia no es útil debajo del brazo de un cristiano, sino en su corazón, en sus labios y en sus acciones. Cuando aplicamos la palabra de Dios a nuestra vida, el diablo pierde terreno en el campo de batalla. Las tres veces que el diablo tentó a Jesús en el desierto, nuestro Señor respondió utilizando las Escrituras que conocía de memoria y Satanás tuvo que huir derrotado.

PREGUNTA:

¿Cómo podemos  resistir  al  diablo  y  a  sus  demonios? Tienes que usar toda la armadura que Dios nos ha dado. Incluyendo la oración el ayuno y la vigilia.

 Jesús nos advierte sobre esa clase de insensatez e hipocresía, así como la levadura penetra la masa del pan. La falsedad se había infiltrado en la actitud de muchos fariseos. El nos aclara que ellas nos llevarán al desastre, como al hombre insensato, (Mt.7:26-27) hay que hacer la voluntad de Dios, edificar en la doctrina verdadera, estar seguros y fundamentados en Cristo. Debemos tener temor reverente y obediencia al mandato de vestirse con toda la armadura, pues a la corta o a la larga saldrá a la luz la debilidad, no podrá permanecer oculta; será la grieta y el punto vulnerable para la derrota de Satanás sobre nuestra vida.

6. Lee cuidadosamente Efesios 6.14-17 La verdad, la Justicia, el Evangelio de Paz, la Fe, la Salvación, la Palabra de Dios.

 

Toma la idea clave de cada una de estas partes y transfórmalas en una aplicación a tu conducta; es decir, si te vas a poner esta armadura, ¿de qué manera va a afectar tu estilo de vida y tus hábitos de oración? 

La verdad: Satanás lucha con mentiras y algunas veces estas parecen ciertas; pero solo los creyentes que tienen la verdad de Dios, pueden derrotar las mentiras de Satanás.  Debemos ser llenos de la verdad, sacando todo aquello que pueda ser hipocresía, mentira, falsedad.

La justicia: Satanás, a menudo, ataca nuestros corazones: el centro de nuestras emociones, autoestima y confianza.  La aprobación de Dios es la coraza que protege nuestros corazones. Debes confesar y creer continuamente que la sangre de Jesucristo te ha justificado.

El Evangelio de la Paz: Satanás quiere que pensemos que anunciar las buenas nuevas a otros es una tarea sin valor e imposible, la tarea es muy grande y negativa. Pero el “calzado” que Dios nos ha dado es la motivación para continuar proclamando la paz verdadera que está en Dios. Haz de tu vida un evangelio vivo, lo que haz alcanzado con Cristo testifícalo.

La Fe: Lo que vemos son los insultos, contrariedades y tentaciones. Pero el escudo de la fe nos protege de los dardos de fuego que arroja el maligno.  Por medio de una vida de fe, es como único se neutralizan las mentiras que constantemente nos son lanzadas, y podemos ver más allá de nuestras circunstancias, y tener presente que la victoria final es nuestra.

La Salvación: Satanás quiere que dudemos de Dios, de Jesús y de nuestra salvación. El yelmo protege nuestras mentes de poner en duda la obra salvadora de Dios efectuada a nuestro favor. Nuestra mente y corazón tiene que estar lleno de la seguridad de nuestra salvación.

La Palabra de Dios: Esta es la única arma ofensiva con la que podemos contrarrestar los ataques del enemigo. Hay momentos cuando necesitamos emplear la táctica ofensiva contra Satanás. Cuando somos tentados, necesitamos confiar en la verdad de la Palabra de Dios.

Ejemplo de esto son las siguientes mentira que el diablo nos lanza y la respuesta Bíblica; estas enfermo (Isaías 53.5), tu familia siempre será la misma (Hechos 16.:31), tu no puedes (Fil.4.13), nunca me voy a casar, es vano mantenerse puro (Salmo 84.11), la tentación te va a ganar (1ra. de Corintios 10:13).

PREGUNTA:

¿Qué autoridad tenemos sobre Satanás y los demonios? (Lucas 10.17-19 y Marcos 16.17-18).

 – Lucas 10.17-19

En esta ocasión, antes que Dios llenara a os creyentes con el Espíritu Santo, Jesús envió a 70 de sus discípulos a predicar el evangelio y les dió autoridad para sanar a los enfermos (consultar Lc.10.9). Cuando aquellos 70 regresaron de su misión, le contaron a Jesús que aún los demonios los obedecían por causa de la autoridad que Él les había dado. Ciertamente ellos habían recibido autoridad para “pisotear” al diablo y a los demonios en el nombre de Jesús…”  “hollar serpientes y escorpiones”. Pero esta autoridad no es para que nos llenemos de orgullo; por este pecado Satanás cayó y fue expulsado del cielo. Y tampoco para burlarnos del diablo y los demonios (consultar 2da.Pe.2.10-11 y Judas 8-10). Consúltese además Lc.10.20, donde Cristo advierte a los 70 que su alegría no debe basarse en el poder para expulsar a los demonios, sino en el privilegio de tener vida eterna.

Si aún antes de llenar con el Espíritu Santo a sus discípulos, Jesús les dió plena autoridad sobre el poder de Satanás, ¿no lo hará también con nosotros que somos hijos de Dios del mismo modo que ellos? Claro que sí (ver Hch.10.34-35 y Ro.2.11) pero no debemos escudarnos en esto para no procurar el bautismo con el Espíritu Santo, porque la voluntad de Dios es llenarnos más de su presencia para que cada día seamos mejores testigos suyos.

– Marcos 16.17-18

Señales: hechos sobrenaturales o milagros realizados con el poder que da el ES. Ejemplos: echar fuera demonios, hablar nuevas lenguas, sanar a los enfermos, etc.

Los que creen: los cristianos.

Echar fuera demonios: de la misma forma en que Jesús echó fuera demonios, los cristianos también podemos hacerlo invocando el nombre de Jesucristo (ver Hch.8.5-7).

Hablar nuevas lenguas: No explicar en clase para no apartarse del tema central.. En el próximo Curso hay toda una clase dedicada a explicar este asunto. Si el maestro desea obtener información al respecto, deberá consultar 1ra.Co.12.7-10, 28-13.1; 14.1-40.

Tomar serpientes en las manos: se puede interpretar literalmente conforme a lo narrado en Hch.28.3-6, pero en esta clase se interpretará y explicará en sentido figurado (espiritual) atendiendo al comentario que aparece en estos apuntes de Lc.10.19

Beber cosa mortífera sin que haga daño: no significa que intencionalmente podamos beber algo dañino o venenoso, sino que Dios nos librará de sufrir daños físicos cuando por accidente o por algún ataque diabólico, injiramos alguna bebida o comida tóxica o venenosa.

Poner las manos sobre los enfermos y sanarlos: No es más que orar por los enfermos con la imposición de nuestras manos sobre sus cuerpos. Dios también puede sanar a los enfermos, aun si los que oramos no ponemos nuestras manos sobre ellos.

 

Podemos ampliar compartiendo otros elementos de la armadura espiritual del cristiano.

La oración constante: una mezcla de arena y agua, nunca servirá para unir los bloques de una pared, ni para repellarla: hay que añadir la cantidad necesaria de cemento para darle consistencia a la mezcla. Igualmente, la armadura del cristiano no tendrá consistencia si sus elementos no quedan armónicamente unidos por medio de la oración constante. No basta con un poco de oración, hay que orar en todo tiempo. La calidad de una mezcla de agua, arena y cemento, es directamente proporcional a la potencia o vigor del cemento utilizado. Paralelamente, los elementos de la armadura espiritual estarán más entrelazados y serán mucho más resistentes, si combinamos la oración constante con la práctica del ayuno y la vigilia.

El ayuno: consiste en privarnos total o parcialmente de la ingestión de alimentos para entregarnos a la oración, la adoración a Dios y el estudio de Su Palabra.

La vigilia: consiste en privarnos total o parcialmente de nuestro descanso nocturno para entregarnos a la oración, la adoración a Dios y el estudio de Su Palabra.

 

CONCLUSIÓN:

La Biblia enseña que en toda circunstancia, los cristianos somos más que vencedores en el nombre de Jesús.

Por tanto, no hay nada que temer, Jesús nos ha dado la misión de predicar el evangelio y de ser “luz” para aquellos que están en tinieblas. Para esto,  nos ha entregado la armadura más poderosa y toda autoridad sobre Satanás y los demonios; así que, en el nombre de Jesús, tú y yo somos más que vencedores.

Somos soldados del Señor y la batalla está bajo Su control. Cuando nos preparamos y nos equipamos con los recursos que El nos da, podemos intervenir en el combate para rescatar las almas que están bajo las potestades de las tinieblas. Tenemos la garantía de la victoria final “…y las puertas del Hades no la dominarán” (Mateo 16.18), avalada por la resurrección de Cristo de entre los muertos.

VERSO PARA MEMORIZAR: Apocalipsis 1:18

Lo demás depende de ti. Si sigues fielmente estas instrucciones tendrás la más maravillosa y satisfactoria vida que sólo en Cristo se halla.

¡Y es nuestro deseo y oración que el Señor lo bendiga!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s