¿Creciendo o Estancado?

Vamos adelante a la perfección

101_2322

“Por tanto, dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección; no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, de la fe en Dios” Hebreos 6:1

El autor de la Carta a los Hebreos concede tal importancia al perfeccionamiento en la vida del cristiano, que lo enmarca en el contexto de una advertencia en contra de la apostasía, o sea, que para el autor de Hebreos el estancamiento en la vida cristiana puede llevar a las personas, eventualmente, a apartarse de Cristo.

Y me parece que el tema es importante para nosotros, que parece que hemos llegado (como Iglesia) a un punto de estancamiento donde no crecemos y tenemos cierta tendencia a decrecer, y muchas personas que aceptan a Cristo y están un tiempo entre nosotros, repentinamente desaparecen y no las volvemos a ver más. De hecho, se ha creado en la Iglesia, dada esta necesidad, lo que hemos llamado el Ministerio de Rescate, cuyo propósito es el de tratar con aquellas personas que se han enfriado en su fe y en su participación en la vida de la Iglesia.

El autor de la Carta a los Hebreos señala los peligros del estancamiento espiritual:

Nunca se sale de los rudimentos (5:12). No se puede asimilar el alimento sólido (5:12).   Se es inexperto en la palabra de justicia (5:13). No se alcanza la madurez espiritual (5:14). Falta el discernimiento, o sea, la capacidad de distinguir entre el bien y el mal  (5:14).

El autor propone que los cristianos hagan una decisión consciente y voluntaria: dejar atrás “los rudimentos” y seguir adelante en pos de una meta elevada: “la perfección”.

¿Por qué un cristiano debe seguir adelante hacia la perfección?

  1. Porque somos imperfectos:
    • Eclesiastés 7:20, “Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque”
    • Filipenses 3:12, “No que lo haya alcanzado ya, ni que sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual también fui asido por Cristo Jesús”
  2. Porque hasta en la Biblia encontramos rasgos de imperfección en los grandes personajes de la Palabra:
    • Abraham dijo que Sara era su hermana (Génesis 20:2)
    • Moisés es privado de entrar a la Tierra Prometida (Números 20:12)
    • Salomón quemaba incienso a dioses extraños (1 Reyes 3:3)
    • El Rey Asa no buscó a Jehová, sino a los médicos (2 Crónicas 16:12)
    • Jonás trató de huir de la presencia de Dios (Jonás 1:3)
    • Los discípulos discuten acerca de cuál de ellos es el más importante (Lucas 22:24)
    • Bernabé es arrastrado por la hipocresía de un grupo de judíos (Gálatas 2:13)
  3. Pero, sin embargo, somos los seguidores de uno que fue en todo como nosotros, pero sin pecado:
    • 2 Corintios 5:21, “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él”
    • Hebreos 4:15, “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado”
    • 1 Pedro 2:22, “…el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca”

 

Los cristianos tenemos el deber de esforzarnos hacia la perfección

  1. Mateo 5:48; “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto”
  2. 2 Corintios 13:11, “Por lo demás, hermanos, tened gozo, perfeccionaos, consolaos, sed de un mismo sentir, y vivid en paz; y el Dios de paz y de amor estará con vosotros”
  3. Efesios 4:13, “…hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo”
  4. Santiago 1:4, “Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna”

Algunas consecuencias prácticas de la perfección

  1. Seremos menos egoístas, y más rápidos para dar y servir a los demás (Mateo 19:21).
  2. Creceremos en amor (Colosenses 3:14).
  3. Abundaremos en buenas obras (Santiago 2:22).
  4. Tendremos mayor dominio de nuestra lengua (Santiago 3:2) y de todo nuestros ser.
  5. Guardaremos la Palabra con mayor fidelidad e integridad (1 Juan 2:5).
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s